A lo largo de las siguientes semanas me gustaría hablaros de los diferentes puntos de los que consta la prueba de menú para una boda. Puede ser muy útil para todas aquellas personas que estén pensando en casarse próximamente.

La prueba del menu

Tal y como yo lo veo, se compone de los siguientes puntos, que iré desarrollando a lo largo de las siguientes entregas del blog.

  1. Decisión: antes o después
  2. Menaje
  3. Tipo de comida
  4. Elección de comida y de bebida
  5. Servicio a primera vista

1. Decisión

¿Qué elegimos? ¿Probamos el menú y después reservamos fecha? ¿Reservamos fecha y luego probamos el menú? Son dudas lógicas que surgen durante el proceso de organización de una boda.
Cuando vamos a comer a un restaurante, está claro que no llamamos y pedimos probar el menú antes de ir con nuestros amigos.

Sin embargo, en una boda, donde queremos que todo salga perfecto, probar el menú y después elegirlo es algo lógico y normal. Pero puede pasar que una pareja esté esperando para su prueba de menú, y venga otra “a ciegas” y nos reserve esa fecha, así, sin más. ¿Qué pasa ahora con aquellos novios que estaban esperando para la prueba?

¿Cómo puedo dividirme? La solución es contradictoria en todos los sentidos.

Realmente yo no escogería un catering sin probarlo antes. Una de las razones es que me encanta comer, y le doy mucho valor a un buen menú.

Por otro lado, en temporada de bodas creo que a todos los caterings nos resulta difícil concretar un día para la prueba. El trabajo nos sobrepasa, todo tiene que salir perfecto, hay mucho estrés durante la semana y, lamentablemente, es difícil encontrar un hueco para hacer la prueba del futuro matrimonio que espera ansioso.

¿Mi recomendación?

En la vida hay riesgos, derrotas, alegrías, lágrimas… hay decisiones que tomar. En ocasiones nos podemos equivocar, pero también acertar… Y mientras tanto ¿qué hacemos nosotros? No podemos elegir por nuestros clientes…

Amigo mío, esta vez te toca a ti